Excursión tranquila por Santa Cruz de La Palma

Excursión tranquila por Santa Cruz de La Palma

Una ciudad histórica

Santa Cruz de la Palma es una ciudad con un importante patrimonio arquitectónico y artístico. Fue uno de los principales puertos de Canarias, desde donde comerciaron mercaderes de todo el mundo: Holanda, Italia, Inglaterra, Irlanda,... Esto hizo que cuente con una interesante colección de obras de arte llegada de todas partes del mundo (incluyendo América). Tiene tiempo de disfrutar de la arquitectura colonial, la artesanía y gastronomía.

Shopping en la ciudad

Una vez hayamos llegado a la calle O'Daly (conocida como la Calle Real) encontraremos innumerables tiendas de artesanía insular. Se trata de una preciosa y apacible calle de adoquines, muy cerca del puerto. En ella se pueden comprar productos de la gastronomía palmera, entre ella sus dulces. La Palma es la isla más golosa del Archipiélago canario (no olvide probar las rapaduras y almendrados). También se puede comprar algún recuerdo de la isla en las muchas tiendas de artesanía de esta misma calle.

La plaza renacentista

Un agradable paseo a pie por la Calle O'Daly le llevará hasta la Plaza de España. En esta zona contemplaremos el mejor ejemplo de la arquitectura renacentista en Canarias: la fachada del ayuntamiento (de época de Carlos V), la fuente renacentista (única en las siete Islas Canarias) y la portada de la iglesia del Salvador. También contemplaremos la estatua a Manuel Díaz (sacerdote perseguido por sus ideas liberales fallecido en 1863) y algunas de las principales casas señoriales de la ciudad.

Iglesia del Salvador

Cuenta con una interesante colección de obras de arte (L-V 10:00-20:30; S 10:00-14:00 y 18:00:20:30; D 8:30-13:00 y 19:00-20:30). Hay importantes tallas de origen flamenco (San Luis rey de Francia, etc.) y obras del imaginero canario Fernando Estévez (Cristo del Perdón, etc.). También son de interés el retablo mayor( Antonio María Esquivel), la pila de mármol de carrara (la más antigua de este tipo en Canarias) y la techumbre de estilo mudéjar, la más bella del archipiélago.

Relax + café

Momento para el relax. Las calles O'Daly y Pérez de Brito (las centrales de la ciudad) son muy concurridas por turistas y locales y, entre sus atractivos, cuentan con una gran cantidad de cafeterías con terraza donde sentarnos. A lo largo de ambas calles hay varias cafeterías a elección del visitante. Para los interesados, además de un café, de probar algo de la isla se recomienda pedir cerveza artesanal de la isla, queso asado con mojo, chicharrones, etc.

La Alameda y el barco

Una vez hayamos "cargado las pilas" lo mejor es seguir hasta la plaza de la Alameda (5 minutos). En esta coqueta plaza la historia nos seguirá acompañando: la Cruz del Tercero (cruz fundacional de la ciudad), un quiosco ecléctico, la estatua del enano y el barco de la virgen. Se trata de una nave construida en cemento pero parece de madera. Se recomienda visitar el museo naval, que está en su interior y donde se expone la historia marinera de la ciudad (L-V 10:00-17:00; S-D 10:00-14:00).

Visita a San Francisco

Apenas nos sobra tiempo, por lo que entrar en el museo y antiguo convento de San Francisco resulta casi imposible. A pesar de ello podemos visitar la plaza exterior. Recomendable visitar la iglesia si es posible (18:00-20:30 todos los días). Encontraremos una excelente colección de arte flamenco (Santa Ana Mettertia, Inmaculada Concepción, etc.), arte mexicano (Cristo de la Piedra fría), andaluz (el espectacular Cristo de la caída de Benito de Hita y Castillo) y mucho más.

Avenida Marítima

Santa Cruz de La Palma es una ciudad costera. Además de divisar el mar en la avenida marítima contemplaremos edificios históricos de gran importancia, destacando el Castillo de Santa Catalina (el principal de la isla y el único castillo del estilo de los reyes Austrias que queda en Canarias) y los famosísimos balcones marítimos de La Palma. Si seguimos este camino volveremos al puerto, terminando nuestro apacible paseo por la ciudad.